1. ¿Qué pasa cuando bebes mucho tequila Viuda de Romero?

Cuéntale lo que te paso en Xilitla, para que se le quiten las ganas de probar a mezcalito. Dijo Edson.

Esa vez el Rodraz sintió que le habló el muerto.

No fue el muerto, fue mi brazo quien me habló. Todos rieron.

Ya vez, van a pensar que estoy loco.

Pero ¡si lo estás carnal! Dime, ¿Quién te conoce mejor que yo? Wey ¿Te acuerdas de esa vez con el tequila Viuda de Romero? Me preguntó Edson.

Te digo que al Rodraz le pasan puras cosas raras. Ese día estábamos acampando en una ranchería cerca de Catemaco en Veracruz junto a un ojo de agua y que empieza a llover. No traíamos nada para comer más que una bolsa de galletas de animalitos, y una botella de Viuda de Romero.

Wey, y el maldito garrafón de agua, que no sé a quién se le ocurrió llevarlo. Le recordé.

!Ah si es cierto¡ te pasaste. Dijo Nacho.

¡Pues que tal y que te daba sed carnal!

No chingues, para eso traíamos el tequila. Le respondió. 

Pues como sea, la cosa esta que esa noche dentro de la casa de campaña estábamos, el Boti, el Toño, Nacho, el Rodraz y yo. Y ya conoces a tu amigo, nomás cae la noche y te empieza a filosofar. Estaba discutiendo con el Boti sobre el amor y dios. Entonces sale de la tienda de campaña con botella en mano e iluminado por la única farola del pueblo grita. Dios es…  y madres, en ese momento cae un rayo en el poste de luz detrás de él.  Y este wey se pone a brincar  y a gritar. ¡Es cierto! ¡Es cierto! estilo Forrest Gump.

Tuvo que salir el Boti todo asustado a corretearlo para traerlo de vuelta tapándole la boca. ¿Te acuerdas? 

Y ¿Qué fue lo que gritaste? Pregunto alguién.

No, ni lo invoques porque se descose de nuevo.

¿Te digo?

Ya vez, mejor ni le des cuerda.

Además el asunto es que le expliques como es que te habló tu brazo esa noche en Real de Catorce.

¿Pero que no había sido en Xilitla?

Si, la segunda vez que lo probamos. La primera fue en el desierto pero esa noche no pasó nada.

Bueno según nosotros.

Porque cuando la entidad comenzó a hablar nos dijo. El Ritual lo comenzaron juntos hace tres días en el desierto, y ahora tienen que terminarlo juntos.

¡No mames! ¡Te cae! ¿Quién les comenzó a hablar?

Mezcalito. Le respondí.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: