¿Y si los chamanes de la antigudad hubieran sido expertos en desplazar el punto de vista?

Según la creencia de los antiguos mexicanos, el nahual era la capacidad que tenían los chamanes de convertirse en un animal.

Esta idea ha perdurado en las distintas culturas desde la prehistoria. De hecho una de las esculturas más antiguas del mundo, que se cree tiene más de 32,000 años, esquematiza el cuerpo de un hombre con cabeza de león. Y los especialistas creen que simboliza a un chamán.

En las pinturas rupestres también encontramos representaciones de esta capacidad. Por ejemplo la pintura rupestre conocida como el dios cornudo o el Brujo. Pintada en la cueva de Trois-Frères en Francia. Y que simboliza a un híbrido entre un siervo y un humano.

En algunas regiones de México aún subsiste la creencia de que algunos brujos o chamanes tienen la capacidad de convertirse en un animal.

Pero ¿Qué pasaría si más bien esta capacidad fuera la de poder desplazar el punto de vista o el punto perceptual? Es decir, que a través de la inducción en un estado de conciencia alterada, el chamán pudiera mutar su punto perceptual hacia el punto perceptual o punto de vista de algún animal o planta. Y tener así la visión, que tiene el ente al que haya migrado.

En este caso. El chamán en trance tendría plena consciencia de su visión, pero al mismo tiempo asimilaría parte de la manera que la criatura observa al mundo que lo rodea. Con todo lo que ello conlleva. 

Este desplazamiento del punto de vista o punto perceptual, podría proveer al chaman de un punto de vista que el por sus propios medios nunca hubiera tenido.  

Siendo así el chaman convertido en su nahual, no logra una mutación física, sino más bien una especie de super empatía con el animal. Que le transfiere conocimientos extra humanos, una visión más rica de su entorno. Incluso más allá de su propio entendimiento. Por lo que muchas veces estas personas tienden a reservarse por largo tiempo, tratando de entender que fue lo que vieron.

“Si he llegado a ver más lejos que otros es porque me subí a hombros de gigantes” Isaac Newton

Deja un comentario

error: Content is protected !!