El escarabajo dorado

Un psiquiatra estaba escuchando el sueño de su paciente, quien era una mujer que no respondía muy bien a la terapia.

La mujer le habló al doctor de su pesadilla aún emocionada por lo que había visto, y en algún punto del sueño alguien le entregó un escarabajo dorado.

En ese mismo instante algo golpeó la ventana del consultorio. El doctor se levantó y fue a ver qué es lo que había sucedió.  Para su asombro vio que se trataba de un escarabajo, justo como se lo acababa de describir su paciente.

A partir de ese momento la paciente se volvió más receptiva a la terapia pues pensó que se trataba de una señal del destino.

Para el psiquiatra aquel suceso fue algo más que coincidencia.  Fue un evento simultaneo entre el inconsciente, el momento en el que se vuelve consciente a través del relato y el mundo exterior.

Como si hubiera una conexión entre la psique y el mundo físico que se manifestara a través del simbolismo.

Aquel psiquiatra se llamaba Carl Gustav Jung y clasificó a esa serie de eventos como “sincronicidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *