El castillo de los duques de Anjou

Angers Francia 2016

Cuando llegamos a Francia mi esposa y yo, decidimos que el primero que encontrara un trabajo relacionado a su profesión, sería el que jalaría a nuestra pequeña familia. Y así fue.

A Anaïs le ofrecieron un trabajo en Segré, una pequeña ciudad de siete mil habitantes, de la cual nunca habíamos escuchado hablar y que estaba en el departamento de Maine et Loire más conocido por el nombre de Anjou.

Cuando viajamos por primera vez para que tuviera su entrevista de trabajo, pasamos a un costado de la ciudad de Angers. Y fue ahí cuando un escalofrío recorrió mi espalda.

Vi a un costado de la carretera la imponente muralla del castillo de Angers que se alzaba a nuestra izquierda. No era solo un castillo medieval como las decenas de castillos que habíamos visitado en nuestro “road trip” de bodas. Este castillo era diferente, primero por la envergadura de su muralla y sus diecisiete torres. Pero sobre todo porque era idéntico, bueno más que eso, era el mismo, al que yo había visto en visiones.

Para colmo la ciudad de Segré, que pronto se convertiría en nuestra ciudad, estaba a cuarenta kilómetros de distancia de Angers y sin duda ha sido el lugar en el que más solo me he sentido en mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *