Después del sueño, El jabalí de Erimanto

Ahora que reescribo el sueño en el blog me pongo a investigar un poco. En aquel momento yo no tenía acceso a internet como ahora, y además no era muy dado a profundizar sobre los temas que soñaba, veía o escuchaba. 

Pero mientras escribo, caigo en cuenta que es claramente un sueño plagado de arquetipos. DE ahí el título que escogí para el sueño. El jabalí de Erimanto.

Porque fue sin duda la bestia que soñé. ¿Pero por qué?

La mitología griega nunca me llamó la atención, y en esa época no tuve ni leí sobre el tema.

Pienso que tal vez, no era un sueño para mi presente. Sino más bien para este momento. Ya que al leer sobre el mito del Jabalí y enterarme que era uno de los doce trabajos de Heracles (Ojo no Hércules) este había hecho una parada en su viaje a Erimanto para visitar a su amigo el Centauro. El Centauro.

La figura que desde hace unos días ha aparecido en mi pensamiento después de una reflexión mientras conducía a mi trabajo.

¿Será que voy por el camino correcto en mi búsqueda?

¿Qué más me tiene que decir este sueño arquetípico?

Deja un comentario

error: