Un sueño que cambiaría nuestra forma de pensar.

Una noche del año 1619  un joven francés tuvo una serie de sueños. En uno de ellos él se encontraba en una habitación, y vio como unos libros sobre la mesa se comportaban de manera extraña.

Se acercó y abrió uno de ellos, en la página pudo leer claramente que decía «Quod vitae sectabor iter?»  «¿Qué camino seguiré en la vida?».

Y mientras él intentaba enfocar lo que leía, alguien apareció en la habitación y le dijo. «Est et non«: «Si y no» «Qué es y qué no es».

El joven francés despertó exaltado, intentando resolver el enigma que se le acababa de presentar. Y durante toda su vida trató de responder a esa simple pregunta y lo que resulta de ella. ¿Cómo saber que es y que no es?

¿Cómo puedo estar seguro que esta es la realidad y no es un sueño? ¿Y si todo fuera un sueño? ¿Qué es de lo único de lo cual podría estar completamente seguro?

Ese joven francés de 22 años fue René Descartes. El padre del racionalismo.