Cambio de llave

Un día estaba platicando con Fer en la entrada de su casa, cuando vemos que un chico de rastas al que nunca había visto, saca una llave, la mete en la cerradura de la casita, la abre y entra. Los dos nos quedamos paralizados viendo la escena

-¿Lo conoces? Me preguntó Fernando.

-No, nunca lo había visto.

-Wey se metió a tu casa.

Hay cabrón, ese día cambie la cerradura, un amigo de un amigo de mi antiguo roomie se la había pasado a ese wey y le digo que le podía caer. No mames que pinche susto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *