Así surgió el nombre

-Cómo crees que le puso mi mamá a tu casita mi Roy? –Me preguntó Miroslava

Ya la bandita estaba empezando a llegar y se destapaban las primeras caguamas del lunes. El Ernesto entró en el cuarto y abrazó a Miros.

-Miritos, que chido carnala que llegaste, ira nomás lo que te destapé. –Y chifló como arriero.

-Wey, esto si es un buen recibimiento pinche Ernest. –Le dijo con su tono pausado al hablar, le dio un sorbo a la caguama y me la pasó.

-Wey, espérate que mi mámá me dijo. ¿Ya te vas a ir de nuevo a la casita del terror? Yo me ataqué de risa wey –Dijo Miroslava.

-No sé qué tantas cosas harán en esa casita, hasta drogas deben de consumir, te quiero aquí temprano. No me gusta que te quedes tanto tiempo en el centro. –Dijo Mimroslava imitando la voz de su mamá.

-Wey la casita del terror. No mames le queda perfecto el nombre.

-Pues a mi me gusta más Pasteur 64, parece el nombre de un cuento de Cortazar. -Dijo Nacho Pilas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *